La Confederación Nacional Agraria (CNA) celebró el miércoles 3 de octubre sus 44 años de vida institucional y reafirmó – una vez más- su compromiso de luchar por la justicia, tierra y producción en favor de las comunidades campesinas y los pueblos indígenas u originarios de la costa, sierra y selva del Perú.

La CNA se fundó el 3 de octubre de 1974 en el contexto de la reforma agraria, proceso que constituyó una de las grandes transformaciones del suelo agrícola en el Perú, durante el gobierno revolucionario del general Juan Velasco Alvarado.

Como se recuerda, a partir del año 1969 se implementó una serie de medidas con el objetivo de transformar el panorama social del país, a través de un cambio en el sistema de distribución de la riqueza, particularmente del régimen económico y el de propiedad de la tierra. La Ley de Reforma Agraria y su Decreto Ley N° 17716, tuvo el objetivo de sustituir los regímenes de latifundio y minifundio por un sistema de redistribución equitativa de la propiedad rural.

La reforma agraria se llevó a cabo a través de expropiaciones de predios rústicos. Dichos terrenos – cuyos propietarios eran tanto personas naturales como jurídicas – pasaron en un primer momento a ser de dominio estatal, y luego fueron distribuidos entre campesinos y pequeños agricultores organizados en cooperativas y sociedades agrícolas.

En este sentido, la celebración de los 44 años de la Confederación Nacional Agraria fue motivo para conmemorar los 50 años del gobierno revolucionario. Para lo cual se desarrolló el Conversatorio “50 años de la Revolución Peruana. El gobierno de Juan Velasco Alvarado”. La actividad contó con un panel de académicos, conformado por el historiador Augusto Lostaunau y el sociólogo Héctor Béjar; y un panel de dirigentes integrado por Antolín Huáscar y Marcelino Bustamante, presidente y secretario de actas y archivos de la Confederación Nacional Agraria, respectivamente.

En el conversatorio, Héctor Béjar sostuvo que el gobierno de Velasco fue el más importante del siglo XX y el mejor de nuestra historia republicana.

“No se logró la liberación del Perú ni el cambio total porque el proceso fue frustrado. La tarea queda. Y el de Velasco es el anuncio histórico de algo que puede -y debe-, suceder en el futuro, porque la injusticia, la concentración de la riqueza, la marginación de los más pobres, fueron fenómenos que retornaron”, afirmó el sociólogo Héctor Béjar.

Por otro lado, el presidente de la CNA, Antolín Huáscar, demandó al estado la atención prioritaria a la pequeña agricultura, culminación del saneamiento, titulación colectiva, garantía del acceso y uso del agua conforme a las prácticas ancestrales de las comunidades campesinas y pueblos indígenas u originarios. Asimismo, sostuvo -en el marco de referéndum- que el país necesita una Asamblea Constituyente para lograr una reforma integral que favorezca al país entero.

Cabe resaltar que la conmemoración por los “50 años de la Revolución Peruana”, también contó con la presencia de Javier Velasco, hijo del general Juan Velasco Alvarado. La actividad se inició muy temprano con una romería, en el cementerio El Ángel.

Compartir en: