Con la norma, los programas estatales deberán destinar como mínimo el 30% de sus presupuestos para la compra de alimentos provenientes de la agricultura familiar.

Promulgan una de las leyes más esperadas por los agricultores. Se trata de la ley de compras estatales a la pequeña agricultura, aprobada en el marco del Pleno Agrario de octubre pasado.


Según la norma, firmada por Manuel Merino de Lama y publicada este sábado, dispone que las entidades de la administración pública que cuenten con programas de apoyo y/o asistenciales creados o por crearse, “adquieren, del total de sus requerimientos anuales previstos, como mínimo el 30% de alimentos provenientes de la agricultura familiar, de acuerdo con las especificaciones técnicas que establezcan y conforme a las normas previstas en el reglamento de la presente ley”.


La compra a los pequeños productores agrarios se realizará a través de un concurso que estará a cargo de los comités de compras públicas de la agricultura familiar (Compragro), el cual estará liderado por el Ministerio de Agricultura y Riego (Minagri), el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), el Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social, entre otros organismos.


En esa línea, se precisa que los proveedores que contratan con las entidades de la administración pública deberán cumplir con las obligaciones previstas en el contrato, la presente ley y otras obligaciones establecidas en el reglamento de la presente ley; de lo contrario, serán sancionados por el OSCE con una amonestación no pecuniaria o inhabilitación para contratar con el Estado, previo procedimiento administrativo sancionador.


Para lo último, el Minagri junto con el MEF deberán publicar en un plazo no mayor a 120 días el reglamento de la ley que incluya las infracciones sobre la materia.

Fuente: La República

Compartir en: