La Junta Nacional del Café (JNC) se reunió en el Ministerio de Agricultura con funcionarios de SERFOR, la Dirección General de Agricultura y Plan Nacional de Renovación de Cafetales, con la finalidad de expresar la problemática del sector y la necesidad de un nuevo enfoque en las políticas públicas… “Históricamente el Estado ha focalizado sus intervenciones en el producto, mas no en el productor y la necesidad actual es orientar sus acciones en la búsqueda de una rentabilidad social, económica y ambiental” expresó el gerente de la Junta Nacional del Café Lorenzo Castillo Castillo.

Frente a la situación del agro, en particular de la producción de café, presentaron a los funcionarios del MINAGRI, la propuesta de diversificación productiva, teniendo la ventaja de reducir costos y mejorar las condiciones económicas en la familia y orientar la producción hacia un mercado que exige condiciones para mitigar los efectos del cambio climático.

¿Cómo enfrentamos el futuro de la caficultura si no es sostenible en términos económicos?
“En las condiciones actuales los cafetaleros vienen arrastrando varios años de perdidas constantes en sus ingresos y mucho más en los últimos años en la medida que los costos crecen y los precios bajan; entonces, lo que está hoy incubándose es una tensión social inmanejable, imprevisible y que estamos obligados como Estado y como instituciones a prevenir” acotó Lorenzo Castillo.

Hoy en día los factores sociales son importantes, y se parte de la combinación de una referencia económica social en la base productiva: hay familias que tienen un promedio de edad de 50 – 55 años a más, estas familias cafetaleras pronto salen del escenario productivo y se convierte en una carga difícil de enfrentar en una situación de pobreza. Si tomamos el censo agropecuario 2012, con un aproximado de veracidad, dice que tienen un promedio de edad 56 años. Nosotros le bajamos a 50 años, son 10 años más de vida productiva de esa población; entonces el horizonte social de esa base poblacional nos dice que pronto serán una grave carga para la familia y para la sociedad.

Y el problema se da en el campo donde hay menos condiciones sociales, no hay acceso a salud, no hay jubilación, los niveles salariales prácticamente son informales, el sueldo depende de la fluctuación de los precios, si los precios son interesantes la mano de obra tiene su pago del día, si los precios se caen la mano de obra trabaja casi gratis.

AGROFORESTERIA. En este nuevo escenario se plantea la producción de una chacra diversificada con horizonte de Agroforestería donde el tema forestal se convierte en una especie de fondo de jubilación, la siembra de árboles como un ahorro a mediano o largo plazo que permitirá mejorar o mitigar las necesidades diarias y, este es un proyecto que hoy en día está en la agenda de muchas cooperativas y en la de muchos productores.

La JNC propuso al ministro de Agricultura una posible solución de pago que adeudan algunos agricultores que redondea los 700 millones de soles colocados en café, se plantea fraccionar la cifra anualmente para poder pagar y que la deuda baje, y se proyecta cubrir los intereses de los créditos canjeándolos con la siembra de árboles en el Perú, apostando por la captura de carbono y monetizándolos para luego conseguir un fondo que permita establecer las metas establecidas viendo esto como una solución económica, política y ambiental.

Compartir en: