Medida ha sido presentada con carácter de urgencia para ser aprobada en la Comisión Permanente, antes de cierre de legislatura.
Operará como banca de segundo piso y con escasos fondos
Contra toda expectativa de los pequeños y medianos agricultores, el Poder Ejecutivo solicitó al Congreso de la República el pasado miércoles 27 de junio, que con carácter de urgencia se apruebe la liquidación de AGROBANCO, y en su reemplazo se formalice la creación de un fondo especial para canalizar créditos a los agricultores.

La medida debe ser debatida y aprobada mañana martes en el seno de la Comisión Permanente, según la solicitud del Poder Ejecutivo, el cual propone la creación del fondo MI AGRO S.A., con 100 millones de soles, y los recursos que se recuperen de las acreencias de AGROBANCO.

La disposición gubernamental trascendida ayer lunes, significa un duro golpe para la agricultura familiar y un grave retroceso a épocas de ajuste económico aplicadas por el ex ministro Carlos Boloña, señaló Clímaco Cárdenas, presidente de CONVEAGRO.

“Llama la atención que por un lado se busque establecer subsidios a la gran agroexportación de costa, mediante la ampliación hasta el 2050 de los beneficios de la Ley N° 27360, y por otro se liquide la entidad bancaria surgida para apoyar a la pequeña agricultura. No esperábamos semejante engaño del actual gobierno”, agregó.

Señaló que el “Proyecto de Ley de Conversión del Banco Agropecuario – AGROBANCO a una Empresa denominada MI AGRO S.A”, establece que operará como una entidad de segundo piso, y los fondos se administrarán sin control de la Superintendencia de Banca y Seguros, a discreción de las autoridades de turno tanto del Ministerio de Agricultura como de Economía y Finanzas.

HERENCIA DE PASIVOS

«MI AGRO» será una sociedad anónima que heredará activos y pasivos de AGROBANCO y cuyo directorio dependerá del MINAGRI, PCM y MEF.

De otro lado, no aclara el destino de AGROPERÚ, el fondo de créditos agrarios que a discreción política manejó siempre el Ministerio de Agricultura desde el 2009, y que se implementó para mitigar el daño que generan las importaciones agrarias en el marco de los tratados de libre comercio.

“En el fondo, se trata de un mecanismo financiero similar a AGROPERÚ, de libre manejo político de las autoridades de turno. No quieren que exista una banca de fomento, y de esta manera seguir induciendo al minifundio y extrema pobreza en el campo”, agregó Cárdenas.

Invocó al parlamento, sobre todo a los legisladores provincianos, asuman una postura de defensa de sus electores. “No pueden ser tan indiferentes con la gente campesina que dio su voto”. sentenció.

AGROBANCO ha paralizado sus operaciones hace casi dos años. CONVEAGRO y los gremios agrarios han venido planteando al gobierno la reestructuración de la entidad bancaria, dotándolo de un capital fresco de 1 500 millones de soles, similar al que brinda el gobierno a la promoción de MYPES urbanas.

Lima, 02 de julio del 2018

Compartir en: